KATE & MORGAN

LO VOLVERÍAMOS A IMPLEMENTAR UNA Y MIL VECES.

Después de quedarse estudiando hasta tarde, Morgan, Katie y Josiah se subieron al auto de la familia y fueron a Sonic a comer hamburguesas a las 2 de la mañana. En el viaje, conversaron de una manera que solo los hermanos que son muy unidos pueden hacerlo. Hablan de espiritualidad y, de repente, se están descostillando de la risa con un chiste que solo ellos entienden. Son los típicos adolescentes en todo sentido, excepto que Katie y Morgan nacieron completamente sordas.

Marissa y Glenn no estaban preparados para recibir la noticia de que su bebé, Morgan, había nacido sorda. Josiah, su hijo de 14 meses de edad, tenía audición normal. Al igual que el resto de su familia. “El impacto inicial que nos provocó el diagnóstico nos hizo creer que había una gran diferencia con nuestro primer hijo”, dijo Glenn, “pero no hay ninguna”. Marissa y Glenn estaban dispuestos a darle a Morgan todas las oportunidades que tenía Josiah.

"NO CRIAMOS A KATIE Y A MORGAN DE MANERA DISTINTA PORQUE TENÍAN PÉRDIDA AUDITIVA." —Marissa, mamá de Morgan y Katie

Mientras Marissa analizaba los resultados de comunicación para su bebé, vio un video sobre una alegre niña llamada Julie. Como Morgan, Julie nació completamente sorda. Julie miraba directamente a la cámara con mucha confianza y hablaba de manera fluida acerca de sus planes para el futuro. Era la primera vez que Marissa veía que alguien con pérdida auditiva profunda escuchaba y hablaba. Después de ver a la preciosa Julie, Marissa y Glenn sabían que Escucha y lenguaje oral (LSL, Listening and Spoken Language) los ayudaría a hacer que sus sueños para Morgan se vuelvan realidad.

Sin embargo, buscar opciones en el sistema de atención médica y comunicarse con su empresa de seguros para conseguir los implantes cocleares de Morgan no siempre fue fácil. “Muchas veces me enfrentaba a un «no, no los cubriremos»”, dijo Marissa. “Siempre me enseñaron a retroceder y ser amable. Pero había momentos en los que debía ser directa y decir «Yo sé que esto es lo mejor para mi hija y si no los cubren, entonces voy a buscar a alguien que sí lo haga»”. A los 18 meses de edad, Morgan recibió los implantes cocleares.

Morgan en su habitaciónKatie jugando al tenis
"SON NIÑAS NORMALES. VIVIRÁN EN ESTE MUNDO Y ESTARÁN BIEN." —Glenn, el papá de Morgan y Katie

Cuando Katie nació completamente sorda tres años después, Marissa y Glenn querían que sea tan independiente como su hermana mayor. A Katie le colocaron implantes cocleares a los 12 meses de edad. “Cuanto más pronto se puedan conseguir los audífonos y colocar los implantes, mejor”, explicó Marissa. “La diferencia entre el proceso de Morgan y el de Katie (esos seis meses) es significativa. A las dos les ha ido muy bien, pero Morgan tuvo que hacer mucho más esfuerzo. Desde el nacimiento hasta los tres años es un tiempo que no puedes recuperar: durante ese período, ocurre un desarrollo invaluable del habla y el lenguaje”.

En la actualidad, esta familia tan unida prácticamente no piensa en la pérdida auditiva. Están muy ocupados. Morgan y Katie tienen su agenda completa con los cursos avanzados de nivelación, el entrenamiento y las actividades extra-académicas. Asisten a una escuela secundaria suburbana de grandes dimensiones, la misma que fue Josiah. La mayoría de sus compañeros de clase y del equipo ni siquiera se dan cuenta de que son sordas.

"LA PÉRDIDA AUDITIVA NO TIENE QUE DEFINIR A TU FAMILIA." —Marissa, la mamá de Morgan y Katie
Morgan, quien se ha convertido en un atleta consumado

Las hermanas están llenas de ambiciones y se motivan entre ellas y a sí mismas para alcanzar sus objetivos. En la escuela secundaria, Morgan decidió competir en el equipo de oratoria. Los jueces no sabían que era sorda cuando le dieron el primer lugar. Del mismo modo, Katie decidió comenzar a jugar al tenis, aunque nadie en su familia haya practicado el deporte. Después de tan solo un año de práctica, formó el equipo de la secundaria. “Nunca sentí que no podía hacer algo por mi discapacidad”, dijo Katie.

Si tuvieran que volver a elegir un resultado de comunicación para sus hijas, Marissa y Glenn volverían a elegir a LSL. El consejo de Glenn y Marissa para las familias que recibieron un diagnóstico reciente de pérdida auditiva para su hijo: “Respiren profundo, comprendan que hay un montón de ayuda y muchas oportunidades grandiosas esperándolos. Al final del día, esto no definirá quién es su hijo o su familia”.