Fletcher

Cuando comenzó a escuchar, fue una alegría atrás de la otra.

Fletcher tiene cinco años y con su papá, Colin, son los mejores amigos. Les encanta nadar en la piscina, jugar al básquet y pasar tiempo en el garaje tocando una de las muchas guitarras que colecciona Colin. Antes de que naciera Fletcher, Colin estaba ansioso por poder compartir su música favorita con él. Pasaba horas armando listas de canciones y practicando temas para tocarle con la guitarra. Sin embargo, poco después de su nacimiento, a Fletcher le diagnosticaron pérdida auditiva grave a profunda. Colin pensó que su sueño de compartir música con su hijo no se haría realidad.

"QUERÍAMOS QUE PARTICIPE EN TODO." —Alex, la mamá de Fletcher

Los padres de Fletcher, Colin y Alex, lo trajeron desde el hospital a casa, donde una familia grande y bulliciosa lo recibió en sus brazos. Ningún miembro de la familia tiene pérdida auditiva. A Alex le preocupaba que su hijo se perdiera las cenas que hacían todos los domingos, en las que sus tías, tíos y los ocho primos se ponían al día con las novedades de la semana y estaban ahí para brindarse contención frente a las vicisitudes de la vida. “Cuando nos dijeron que Fletcher tenía pérdida auditiva grave a profunda, pensamos que deberíamos aprender la Lengua de Señas Estadounidense”, contó Alex. “No tenemos ningún familiar o amigo que sepa la lengua de señas y no queríamos aislarlo de todas nuestras relaciones. Queríamos que participe en todo”.

"NO HACEN EXCEPCIONES EN LAS ACTIVIDADES QUE HACE. " —Colin, el papá de Fletcher
Fletcher y Colin trabajan juntos en un projecto en el garaje.

Cuando comenzaron a hacer averiguaciones sobre las opciones de comunicación para Fletcher, Colin y Alex se pusieron muy contentos al enterarse de las oportunidades que brindaba el enfoque de Escucha y lenguaje oral (LSL, Listening and Spoken Language) y la tecnología en audífonos. “Conocimos a otras familias con niños que tenían implantes cocleares y pudimos observar que asistían a una escuela normal y los grandes logros que habían alcanzado”, comentó Alex. “Para nosotros, fue una decisión bastante fácil una vez que nos dimos cuenta de que Fletcher realmente podría ser parte de nuestro mundo”. Cuando cumplió seis semanas de vida, Fletcher recibió sus primeros audífonos, y su mundo se hizo más grande y ruidoso.

Sin embargo, el proceso para conseguir los implantes cocleares de Fletcher no fue sencillo. Al principio, la empresa de seguros los rechazaba. “Era devastador”, dijo Alex. “Pasamos de estar muy emocionados por acordar una fecha para la operación a recibir una carta en la que nos informaban que no los cubrirían”. Después de ver lo feliz que era Fletcher cuando respondía a los sonidos que lo rodeaban gracias a sus audífonos, Colin y Alex estaban dispuestos a conseguir los implantes cocleares lo más pronto posible.

Les pidieron a los médicos de Fletcher y a una organización sin fines de lucro que llamen y envíen cartas a la empresa de seguros en nombre de ellos. Como sabían que la intervención temprana es de vital importancia para los niños con pérdida auditiva, lucharon incansablemente para conseguir la opción de LSL. La empresa de seguros finalmente cubrió los dos implantes, los cuales Fletcher recibió cuando tenía nueve meses de edad.

"NO DEJES DE LUCHAR POR TU HIJO." —Alex, la mamá de Fletcher
La familia extendida se reúne cada semana para la cena del domingo.

Fletcher ama sus oídos especiales. Tan pronto como abre los ojos cada mañana, se activan sus oídos. Le permiten participar completamente del mundo que lo rodea. Desde asistir a clases de golf con sus primos hasta jugar a las peleas con Sam, su hermano menor: nada le impide participar activamente de la vida familiar que tanto significa para sus padres.

“Es asombroso, e incluso es mejor de lo que alguna vez nos imaginamos”, afirmó Alex. “Fletcher puede comunicarse con nosotros y relacionarse de una forma que no nos imaginábamos. Puede ir a la escuela con todos sus amigos que escuchan, practicar deportes en equipo y tener todos los pasatiempos que para nosotros no iba a poder tener”.

Y lo que es más importante para Colin: Fletcher podrá aprender a tocar la guitarra. Su sueño de compartir música con su hijo se hizo realidad.